domingo, 11 de noviembre de 2018

Bolso-ignaro

Desde que comencé a escuchar con más profusión el nombre de Jair Bolsonaro, no pude evitar la asociación mental con La Divina Comedia que trata sobre la travesía de Dante hacia el infierno, el purgatorio y el paraíso, para expiar sus pecados y encontrar el sentido de su vida, de la mano de la intervención divina. Es una obra escrita por el poeta italiano Dante Alighieri a principios del siglo XIV.
Y precisamente todos los pecadores del Infierno tienen una característica en común: sienten la lejanía de Dios como el mayor castigo.
El juego de palabras de este título alude a los ignaros, ubicados en uno de los círculos del Infierno por ser ignorantes, no ignorantes cualesquiera sino del tipo de quienes ligan ignorancia con maldad despiadada y de ello ya ha enseñado la punta del ovillo el admirador de Donald Trump.

domingo, 4 de noviembre de 2018

El Zócalo


A ciencia cierta era difícil decidir por qué se le llamaba El Zócalo a aquel maestro tan ingenuo: si por ser apellidado Socarrás o por tener la cabeza en forma de bombilla incandescente invertida,  cuya parte superior representaba el foco y la inferior la rosca que iba atornillada al socket y que en el caso del docente sería la barbilla donde era difícil adivinar la boca camuflada por la doble hilera de prematuras arrugas.
Lo cierto es que su credulidad movía a risa y aunque la asignatura que impartía inexplicablemente  se ubicaba en el grupo  de la ciencia, el Zócalo movía a la risa por lo descabelladas de sus creencias y aseveraciones.

lunes, 29 de octubre de 2018

Caetano Veloso: Si Bolsonaro gana, los brasileños pueden esperar terror y odio

 Bolsonaro,  entonces candidato a la presidencia de Brasil, durante un evento militar en São Paulo en mayo de 2018. Foto: Nelson Almeida/Agence France-Presse — Getty Images

Un  hombre honrado y artista conocedor, augura un futuro inmediato  de color gris con pespuntes negros a los hermanos del Gigante sudamericano tras las elecciones de este domingo.

lunes, 22 de octubre de 2018

¿León suelto o amarrado?


En la década de los años  60 del pasado siglo, un pintor, en cierto modo ambulante, llegó a la fonda  de los Véliz en el barrio bayamés de San Juan y le propuso a su dueño pintarle un león en la fachada para  levantar el ánimo del negocio, pero le propuso dos variantes.
-¿Cómo lo quiere Lorenzo, suelto o amarra´o?
-¿Cuáles son los precios? –indagó el fondista.
-Suelto cuesta 15 pesos; amarra´ o, 25
-Pues píntalo suelto, entonces -exclamó el viejo Véliz
Era  el mes de octubre, con sus aguas nocturnas, esa noche no fue una excepción y a a mañana siguiente el león se había esfumado.

lunes, 15 de octubre de 2018

Vendutas


Cuando miro en retrospectiva desde la altura de mis 68 años y  3/8, me veo a mi mismo  transitar desde mi casa hasta la escuela del mismo nombre en  la calle bayamesa Carlos Manuel de Céspedes y verla poblada de tiendas grandes como la casa Almirall, la Comercial Bayamesa de Lalo Veloz y otras más pequeñas, de venta al detalle como La Onza, perteneciente a Gelasio Aguilar,(un verdadero jodedor criollo) padre de mi compañera de trabajo Elisa a quien todos en el barrio La Ollá y fuera de él llamamos Puchita.